Importa más la interacción con empresas que las patentes

Hay opiniones de algunos que se instalan en el subconsciente colectivo y toman el carácter de axioma aceptado por todos. Uno de ellos viene a decir, más o menos, que España está bien en investigación y mal en transferencia de tecnología. Cuando se pregunta en qué se basa esa supuesta verdad se acude, en cuanto a investigación, a las cifras contrastadas de producción científica (por ejemplo, la Web of Science) que, además, permiten apreciar el papel destacado de las universidades. Cuando hablamos de transferencia de tecnología, suele acudirse a cifras de registro de patentes (por ejemplo, WIPO) o de ingresos en universidades por licencias de patentes (RedOTRI) . Según éstos, España es un país cuya posición en el ranking de patentes es sensiblemente peor que en el de publicaciones.

Seguir leyendo